SUPERVISIÓN DEL BAUTIZO

El fin de semana pasado fuimos al bautizo de un primito de mi dueño. Nos lo pasamos bien.
Una vez finalizada la ceremonia del bautizo, fuimos a una merendola en casa de los primos de mi dueño. Me encanta a ir a esa casa. Es superchula. Con un gusto excelente para la decoración y los pequeños detalles (ya se le podría pegar algo a mi dueño). Además allí tengo buenos amigos. Jeje. Y me encanta ir a visitarlos.


En la terraza se dispuso la merienda, yo fui un poco antes, para supervisarlo, mi gran experiencia de chef es muy útil en estos casos, para supervisar la comida.
Me sorprendió la mesa de los niños, la disposición de los bocadillitos, formando una especie de gusano, era muy original y me hizo mucha gracia. Incluso pensé en comer en esa mesa, pero yo soy un oso grande y esa mesa no era mi sitio.
También se habían preparado un montón de globos de color verde y violeta, me encanta jugar con ellos y hacerlos explotar cerca de mi dueño. Se asusta mucho cuando no se lo espera y a mí me hace mucha gracia las caras de susto que pone. Pero se me  estropeó la diversión, imagino que los pusieron todos dentro de la piscina, porque era el único lugar donde yo no me acercaría a cogerlos, por miedo al agua. Y acertaron. Ni un solo globo toqué. Jopé.
En resumen la celebración fue muy bien, todo el mundo disfrutamos y nos lo pasamos bien. Comimos, bebimos y reímos, y todo en muy buena compañía de familia y amigos. Es lo importante ¿no?
Un hociquito 

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Facebook Themes