ENIGMA DE ADVIENTO. CONEJITO TOMA EL CONTROL

Hoy no se que pasa, hemos desayunado y no hemos tenido noticia alguna del enigma de adviento de hoy. Mini y yo nos hemos preocupado. ¿A ver si ayer hicimos algo mal y no era cuestión de encontrar al BB8 para el arbolito?
Ay ay. Espero que no.
Lo que ni Travis ni Mini habían notado es que Conejito no estaba en casa.
Muchas preguntas ¿no?

Para resolver todas estas preguntas retrocedamos hasta ayer.


Una vez que Travis colocó el BB8 en el árbol de navidad, la verdad es que, si apareció la nota del enigma al pie, pero como los peluchines estaban tan embobados con los adornos, el único que se dio cuenta fue conejito. La ventaja de ser tan pequeñito. Todo lo que hay a nivel de suelo lo tiene muy controlado.
Abrió la nota y la leyó. Por un momento pensó en decírselo a Travis y a Mini, pero luego decidió que quería resolver en solitario el enigma que así decía.
Grandes y pequeños venid a feriar, sigue el rastro de luces y descubre sobre el descapotable rojo la solución al enigma.
Para Conejito era bastante fácil descubrir la mitad del enigma.
El enigma hablaba de ir a feriar, vamos ir a comprar en una feria y muy cerquita de casa hay un centro comercial que precisamente se llama “La Fira” (La Feria).

Así que volvemos al día de hoy.
Por la mañana mientras Travis y Mini desayunaban. Conejito ha cogido su zanahoria y a puesto rumbo a “La Fira”.
Había memorizado bien las calles para no perderse. Iba a ser su primer paseo por la ciudad en solitario.
Al principio estaba un poco nervioso, pero poco a poco se iba tranquilizando y más cuando vio un gran cartel en el que se podía leer “La Fira”, lo había conseguido.


Ahora solo tenía que explorar y descubrir “un descapotable rojo” ¿vendían coches allí? Él creía que no, pero a lo mejor se equivocaba.
Solo entrar ya se dio cuenta del tema de las luces, había miles de ellas por todos los lados.


Después de dar unas cuantas vueltas, observó que algunas de las luces tenían forma de animales. Así que quizá a eso se refería el enigma, seguir el rastro, como si fuera un cazador.


¿Cómo llegar hasta allí arriba? La gente utilizaba una especie de escaleras que automáticamente subían. No lo veía muy claro, pero de un salto se subió al escalón y hasta arriba. 


Se lo pasó muy bien, quería volver a repetirlo, pero debía buscar el descapotable.


En una de las plantas, había una de esas máquinas donde puedes imprimir fotos de las redes sociales, y en ese momento se acordó de sus mejores amigos, Travis y Mini, así que con sus patitas tecleó el nombre del perfil de Travis y en seguida la pantalla se lleno de fotos de ellos. Solo habían pasado un par de horas, pero ya los echaba de menos. 


En fin, apagó la pantalla y sigió explorando.


Al final llegó al nivel más alto, desde allí se podía ver la calle desde el mirador. Las patitas le temblaban. Estaba muy alto.


Cuando se giró para volver al interior, lo vio. Una atracción de Rayo McQueen. El coche rojo de la película Cars. Pero para poder ser una atracción para niños, lo habían hecho descapotable.


Bravo. Lo había encontrado.
Sobre el capó del coche encontró el sobre y decidió no abrirlo, llevarlo a casa y entre todos resolverlo. Pero Conejito es un cotilla, lo abrió con cuidado y leyó la pista. Jijijiji. A Travis le va a encantar este enigma.

¿Qué habrá leído Conejito?

Mañana os lo cuenta Travis. (O eso esperamos)


Un hociquito conejil

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Facebook Themes