AIRES DE ADVIENTO. ESPERANDO NOTICIAS.


Hoy es el primer día de adviento. En casa de Travis todo son nervios. Los últimos advientos han sido muy divertidos. El Tió de Nadal les ha propuesto pruebas y enigmas, para divertirles y para que aprendan cosas. Aunque alguna vez lo han pasado mal, siempre ha sido muy entretenido. Y es que llevan semanas hablando de que ya tenían ganas de que empezara el adviento para ver que les habían preparado.

Travis incluso había preparado el panel donde el año pasado iba recopilando las fotos de adviento.
Mini y Conejito han estado repasando las guías turísticas para memorizar los monumentos de la zona, por si algún enigma se refería a ellos.
Y Maxi. Pues es muy pequeño aún, no entendía mucho lo que pasaba. De hecho, va a ser su primera Navidad. Estaba expectante de todo lo que hacían los mayores, sabía que fuera lo que fuera a pasar, era bueno.
Los nervios y la expectación iban en aumento. Pero pasó la mañana y la tarde… y no había ocurrido nada fuera de lo normal.

Mientras tanto…. A unos cuantos kilómetros de casa de los cachorros, en los más profundo del bosque, en una cueva bien escondida… había una reunión de urgencia.

Esa cueva era bien conocida por Travis, hace unos años la descubrió, y es donde viven los Tiós de Nadal.
En la cámara central, el Tió de Nadal más anciano, explicaba al resto de compañeros un desafortunado suceso.

-          Queridos amigos, el contenedor de magia, ha quedado prácticamente vacío. En estos últimos meses la magia se ha ido evaporando. No sabemos muy bien como ha pasado. La cámara no estaba sellada correctamente y con el paso de los días, muy poco a poco se ha ido escapando la magia. Afortunadamente no ha desparecido toda. Algo queda. Pero muy poca. La verdad es que tan poca cantidad hay, que va a ser imposible desplegar la magia de navidad. Ni los Tiós podréis ir hasta vuestros destinos, ni los renos de Santa Claus podrán volar, ni los Reyes magos podrán estar en todos los sitios a la vez para llevar regalos. La verdad es que es la primera vez que la Navidad está en peligro.

Tras estas palabras, hubo un gran silencio. Todos se quedaron helados y asustados.
Uno de los Tiós preguntó si era posible regenerar más magia. El anciano le respondió con tristeza.

-          La magia se regenerará, pero necesitaremos varios meses. No se puede hacer con tanta rapidez. La única solución seria encontrar la magia que ha desaparecido. Pero para ello, necesitamos más magia. Quiero decir que para capturar la magia es necesario que quien lo haga tenga ya magia. Pues no cualquiera podrá cogerla. Es muy complicado. Todos vosotros no podéis salir de aquí, si ponéis un pie fuera de la cueva, al no haber suficiente magia, os convertiríais en un simple tronco de madera. Así que es imposible pedir ayuda.
Del fondo de la cueva habló uno de los Tiós más jóvenes. Precisamente el Tió de Nadal que cada año va a casa de Travis.

-          Con todos los respetos reverendo Anciano. Pero yo conozco a quienes nos pueden ayudar. Tienen magia, ya me han ayudado en el pasado, trabajan bien en equipo, son valientes y decididos. Con un poco más de la magia de la cueva creo que puedo tener tiempo para ponerme en contacto con ellos y explicarles la gravedad de la situación. Si alguien nos puede ayudar, son ellos. Confío en ellos.
-          No perdamos tiempo. Procede. El tiempo se nos echa encima.

El joven Tió de Nadal se puso en marcha. Algo le decía que Travis y compañía estaban esperando noticias suyas, aunque lo que les iba a explicar no era lo que esperaban.

Continuará…

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Facebook Themes