UNA BODA MÁS. Y ESTE AÑO YA VAN DOS.


Hola. Un fin de semana largo, de tres días, que suerte que el viernes fue fiesta.
Y es que este fin de semana no he parado. El viernes, como ya sabía lo que se me venía encima el sábado y el domingo, decidí descansar y comer algún que otro flaM.
Y el sábado… una vez más, ¡de boda!
Ya es la segunda boda a la que estoy invitado este año. Estos días son muy especiales, porque todo el mundo esta feliz, contento y con ganas de pasarlo bien.

La anterior boda, tuvimos que ir a un pueblecito del Penedés, y está vez fuimos a Riudoms. Un pueblo muy cercano a Reus.


Esta vez la boda era por la tarde, así que puntualmente estábamos todos allí para presenciar el enlace de nuestros grandes amigos. Yo no las tenía todas, para aquellos que sois seguidores del Comunicado de hace tiempo, os diré como pista, que los que se casaban son los dueños del Facehugger que tantas veces me ha querido atacar y que siempre le he dado lo que se merecía. Por eso no las tenía todas, como os decía antes, pensé que podrían haber traído al bicho. Pero afortunadamente se quedó en casa.
La boda fue sencilla, pero muy emotiva, un par de lágrimas se me escaparon, pero todo fue muy bien. Después de felicitar a los novios y hacernos algunas fotos de grupo, fuimos al restaurante a celebrarlo como es debido.

El restaurante “Centro Riudomenc”, también en Riudoms y muy cerquita del ayuntamiento. Por lo que vi, les debían haber avisado de que iría yo, porque me pusieron una flamante alfombra roja para mí. 

¡Que nivel! Por un momento me sentí como Tom Cruise en la ceremonia de los Oscars. ¿Qué pasa? Los dos somos guapos, tenemos estilo, glamour y tenemos talento. Es normal que lo confundan conmigo muchas veces.

El restaurante está especializado en cocina mediterránea pero con mucha influencia de la cocina catalana, sus platos están confeccionados con productos de temporada. La sala esta decorada con tonos rojos y blancos, un contraste atrevido pero a mi, me gustó y mucho.

Mención aparte los cuadros que tienen para decorar, uno de ellos, por motivos obvios, me llamó mucho la atención.

Una vez estuvimos colocados en nuestros sitios, empezaron a traer la comida.
El picoteo inicial no podía empezar mejor, pan tostado con tomate, jamón y vino. Mmm.

Luego trajeron muchas más cosas, casi ni me acuerdo, arroz negro, pulpitos, buñuelos de bacalao, ensalada, gambas…
Ya solo con eso podría haber cenado, pero aún quedaba el plato principal. Un entrecot talla extra Travis. Bufff.

Si alguien no me conociera, pensaría que es imposible que yo me comiera eso. Pero no tengo ni para empezar. Estaba delicioso, tierno y al punto, como a mi me gusta.
Luego para ayudar un poco a poner todo en su sitio, un refrescante sorbete de limón.


Y entonces llegó el momento del pastel de boda. Muy chulo y con unas figuritas de novios muy divertidas, unos muñequitos de Playmobil vestidos para la ocasión.

Mientras cortaban el pastel, los novios me trajeron un regalito, una brocheta de chuches ¡Que bien me conocen! ¡Yupi!

Y eso no es todo, hubo un momento que tuve sobresaturación en la mesa, entre la brocheta de chuches, el trozo de pastel y que aun me dieron dos regalitos, una cajita con infusión de te y azúcar de oro. 

No sabía que hacer con tantas cosas. Bueno si, lo primero comerme el pastel.
Luego ya vino el momento de sobremesa, charlar, reír y pasarlo bien. Que rápido pasa el tiempo cuando uno se lo pasa bien. Demasiado rápido que pasó.
Luego dijeron de ir a tomar algo y bailar un poco, pero de eso ya no me acuerdo. Mi último recuerdo de la boda, fue que me senté en uno de los cómodos sofás que allí había y que se me empezaron a cerrar los ojos. Por lo visto me quedé dormido allí mismo.

Cosa que ya me vino bien, pues al día siguiente tenía que madrugar, pues tenía una cita en otra ciudad. Una nueva aventura me esperaba. Como pista de esta aventura os dejo esta foto en detalle de las figuras del pastel de boda.

Mañana os cuento más, pero ahora tengo que terminar el comunicado de hoy, como ha de ser. Con un gran brindis y un…
¡VIVA LOS NOVIOS!

Un hociquito fiestero

Reacciones:

2 comentarios:

Aris Meyer dijo...

Qué bueno que te divertiste en la boda! Se nota que fue una genial ocasión, muy divertida!!!

Travis dijo...

Las bodas siempre son divertidas, y si se casan dos personas a las que aprecio mucho aún más. Gracias. un hociquito

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Facebook Themes