HOY HAGO PAN

Hola. Hola. Voy a desvelar el misterio. Seguro que os pica la curiosidad del contenido de la caja del viernes. El famoso regalo que he pedido con los puntos de los yogurts. Pues aquí está. Es “Una Panificadora”. Desde que estoy viviendo en Reus, aun no he comido pan bueno. Quizá es que estoy acostumbrado al pan que hacían en mi pueblecito cuando era pequeño. Allí cada casa se hacía su propio pan. En casa mi mamá y mi abuela eran las encargadas de hacerlo. Y ya entonces, cuando era un cachorrito, me gustaba mucho la cocina y las ayudaba. Al final poco ayudaba, simplemente me manchaba de harina, pero me lo pasaba bien. De todas formas eso no quita que me fijara como ellas hacían el pan. Aish…. Aún huelo el aroma del pan recién hecho en la cocina.
Al hacer tanto tiempo que no como pan recién hecho, y aquí en casa hacer pan sería muy complicado, cuando vi la panificadora, no lo pensé dos veces y la pedí. Aunque llegó el viernes, hasta hoy no me he decido a hacer pan. Como no conozco muy bien el aparato este empezaré por hacer un pan muy básico con la receta que hacía mi abuela. Así acertaré en las proporciones.


310 ml de agua
1 cucharada de aceite
1 cucharadita y media de sal
1 cucharada de azúcar
1 cucharada de leche en polvo
500 g de harina
25g de levadura fresca






Primero hay que poner los ingredientes en la cubeta de la panificadora. Pero atención, la levadura como es fresca, mejor no ponerla aún. En teoría con estos electrodomésticos se pueden poner todos los ingredientes a la vez, pero mi abuela siempre decía que la levadura no puede entrar en contacto con el agua y la sal, si no se echa a perder. Así que haré caso a mi abuelita. Primero pongo el agua, luego el aceite, la sal, el azúcar y la leche en polvo, luego la harina. Y pongo en marcha ya el aparato.
Cuando veo que ya todos los ingredientes ya están mezclados, es el momento de poner la levadura. Y ahora ya solo me queda esperar a que la panificadora acabe su programa. En este caso, va a ser casi 4 horas.
Como es nuevo, de vez en cuando iba a supervisar como iba. Y la verdad cuando ya llevaba un par de horas, ya se veía como el pan iba cogiendo forma.
Bueno cuando ya termino el programa, retiro la cubeta, y… mmmm. Ya huele a pan recién hecho. Me encanta este aroma.
Desmoldamos el pan.
Y… como ya es hora de desayunar… voy a prepararme un buen desayuno con pan recién hecho, todo un lujazo.
Pan con tomate, sal, aceite y un poquito de jamón york. Muy simple, pero riquisísimo. Un placer para los sentidos. Qué bien he desayunado hoy.

Besitos.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Facebook Themes