EL MISTERIO DEL CAMBIO DE HORARIO

Hola amigos. Este fin de semana en España tocaba cambiar la hora de los relojes. La madrugada del sábado al domingo cuando fueran las 3 se retrasaba una hora, así que pasaban a ser las 2 de la mañana. Por lo tanto se ganaba una hora de sueño. ¡Yupi!
No sé muy bien porque se cambia, según dicen es una medida encaminada a ahorrar energía. Puesto que en otoño y en invierno amanece más tarde y anochece antes, este cambio de hora permite ajustar lo máximo posible las horas de trabajo a las horas del día en las que hay luz, con el consecuente ahorro energético.
Así que el sábado nos fuimos todos a dormir como siempre.
En la madrugada Txulo se levantó a por su habitual vaso de leche con galletas, y como vio que ya eran más de las 3, decidió atrasar el reloj, así ya estaría hecho.


Más o menos una hora más tarde fue London el que se levantó a hacer un pipi nocturno, y como también vio que eran más de las 3, pensó lo mismo que Txulo y decidió atrasar también el reloj.
Ahora fue Mimosín, el que una hora después es el que se levantó, no sé muy bien porque, imagino que a hacer un pequeño asalto a la nevera, pero viendo el reloj, atrasó también la hora.
Junior también se levantó, como veis en casa, por la noche, todos los ositos se van levantando por un motivo u otro. El pobre Junior desconociendo lo que habían hecho sus predecesores, también pensó que estaría bien cambiar ya la hora. Así que un nuevo retraso en el reloj.
Y como no… Pompeo también se levantó por su habitual caña de bambú nocturna y si, lo habéis adivinado, también retraso el reloj.
Y por último yo. Sin saber nada de lo que había pasado por la noche, me levanté a hacer un pipi y beber un poco de agua y al ver el reloj, pensé que estaría bien retrasar la hora.
Cuando volvía a la cama, vi que por la ventana del balcón se filtraba mucha luz, así que con mucha curiosidad salí al balcón. Ya había amanecido. ¿Pero cómo era eso posible? Yo mismo acababa de cambiar la hora. Eran las 2 de la madrugada.
Fui a ver mi teléfono para estar seguro de que hora era y…. eran las siete y media de la mañana.
Esto era muy raro. Me quedé muy extrañado. Era un gran misterio de fin de semana.

Un poco más tarde cuando los ositos se fueron despertando es cuando descubrimos la solución al misterio. Jejejeje.

Un hociquito misterioso.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Facebook Themes