MANUALIDAD CON SERPENTINAS.

Hola. Como os decía ayer, hoy toca manualidad.
Las manualidades me divierten y me relajan. Y como ya os explicaba ayer, el sábado por la tarde estaba nerviosillo, así que esta manualidad vino muy bien.
Ya tenía en mente hacerla hace bastantes semanas pero aunque es muy fácil de hacer, es muy entretenida, así que no encontraba tiempo para realizarla.
Se trata de utilizar las serpentinas de papel como base para modelar. Me explico, muchas veces hemos visto cómo se pueden hacer cuencos modelando barro. Esta técnica sustituye el barro por la serpentina de papel de toda la vida. Con ella podemos hacer multitud de objetos. Yo hoy voy a realizar un cuenco para poner cosas dentro. Por ejemplo las llaves de casa. Mi dueño, ya sabéis que es un poco desordenado, poco a poco le voy educando, hace poco le hice un portalápices con palitos de madera, hace más tiempo una cestita para que colocara los anillos y relojes y ahora cuando llegue a casa podrá poner las llaves en este cuenco que os explicaré como hacer, así no rallará el mueble del recibidor con las llaves.
¿Qué vamos a necesitar?
Poca cosa, serpentinas, cola blanca y mucha paciencia.
Primero, cogemos las serpentinas que vamos a usar, y las desenrollamos bien, para que así cuando se enrede lo solucionemos ahora y no cuando estemos haciendo la manualidad.
Una vez desenrollada la primera serpentina, empezamos a enrollarla sobre si misma bien apretadita.
Cuando terminemos un rollo, ponemos una gotita de cola blanca en la punta para pegarla. Pero recordad, solo una gotita es suficiente. Si se os corta la serpentina, proceded de la misma manera, una gotita y a seguir enrollando.
La idea es que vayáis alternando los colores a vuestro gusto.
Cada vez será más y más grande. Yo por ejemplo me paro en este tamaño. Pero lo podéis hacer más pequeñito o mucho más grande, eso ya a vuestro gusto y necesidad.
Ahora viene cuando le damos forma a este disco plano que hemos obtenido enrollando las serpentinas. 
Con mucho cuidado voy levantando las serpentinas, por un lado, por el otro… vamos ahora es ya cuando va a tener la forma final.
Cuando ya hayamos conseguido la forma definitiva, vamos a pintar todo el cuenco con cola blanca en abundancia. Eso fijará la forma y ya no se podrá deshacer. No os preocupéis, siempre os recuerdo que la cola blanca se vuelve transparente al secarse.
Y ya está, una vez seca la cola, ya tengo mi cuenquito para poner cachivaches listo. Aquí en el recibidor queda muy chulo.
Pues a practicar. Una manualidad para todas las edades y donde el límite es vuestra imaginación. ¿Se os ocurre alguna cosa más para hacer con esta técnica? Seguro que sí.
Un hociquito.

Reacciones:

2 comentarios:

Doña Sí Pero No dijo...

Gracias por colgarlo!

Travis Isern dijo...

de nada. espero que te haya sido de utilidad.

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Facebook Themes